sábado, 10 de junio de 2017

SOLEMNIDAD DE LA SANTISIMA TRINIDAD

NADA SURGE DE LA NADA

Muchas personas aún hoy en el siglo veinte y uno siguen inconscientemente o conscientemente resistiéndose en su corazón que existe un Ser superior al hombre. Un Ser al que le cuesta darle nombre. Éste es Aquel a quien los que creemos y somos cristianos llamamos Dios, el Nombre sobre todo nombre. Basta con poner en el google ¿existe o no existe Dios? para afirmar este argumento. Hay cantidad y cantidad de personas que siguen esperando un milagro para creer.

Pero también es muy curioso que hoy en día existan muchas personas que teniéndolo todo (según piensan), honor, un buen puesto de trabajo, dinero, placer etc. siguen viviendo como si no tuvieran nada. Noches intranquilas, agobiándose cada día que amanece, buscar y buscar sin satisfacer, desear lo que ni el dinero ni la herencia pueden comprar. ¿Qué es lo que realmente pasa? A menudo no se oye eso de que ¿mientras más se tiene o se gana se es más feliz?

Constantemente nos abruma el miedo de perder la poca seguridad que pretendemos tener porque, << allí donde está nuestro tesoro está nuestro corazón>> Si la verdad no nos diera vergüenza de  nosotros mismos levantaríamos la voz y daríamos la alarma que << la riqueza no proporciona la felicidad humana en su plenitud porque si no te falta la riqueza material, te faltará la alegría, la humildad, la paz etc. >> Todas las pasiones de este mundo hermanos, no dan la felicidad plena que todos deseamos. Por eso cada vez optamos por levantar muros que nos protejan, que nos aseguren en ese pequeño mundo interior en el que vivimos encerrados con miedo a resfriar, miedo a que nos pase algo nuevo que nos incomode, miedo a lo desconocido, y día tras día vivimos agobiados. No nos faltará la salud, ni la comida, ni siquiera algo para beber. Tendremos familia y amigos, vacaciones y todo lo que esté a nuestro alcance pero nuestro corazón vive en una continua inquietud, vive en un claroscuro de vida. ¿Por qué entonces esta inquietud teniéndolo todo? Porque realmente nos falta todo. Éste todo es la Solemnidad que celebramos hoy los cristianos <<La Santísima Trinidad>>. Dios Trino y Uno, donde se cimenta nuestra fe cristiana.

Este destino desconocido por muchos, ignorado y rechazado por otros lo llamamos la Patria Celestial, es la Casa del Padre de que nos habló Jesús, el Mesías << en la casa de mi Padre hay muchas moradas y de no ser así ya os lo habría dicho>>

Existe un vacío, un hondón en el corazón humano y este vacío  necesita llenarse pero Dios juzgó conveniente dejarnos la libertad plena de elección. Elegir la felicidad que ofrece Él o la del mundo, esta es la felicidad “barata”. Muchos desgraciadamente eligen por llenarlo con lo caduco, es esa vida que carece de sentido, que no nos deja aceptarnos como criaturas limitadas ni aceptar al otro que es distinto a mí y que tenemos el mismo destino. Hay muchos que siguen apoyando sus razonamientos en teorías humanas y que luchan por nublar de una manera u otra que haya un Ser tan Potente y tan Presente que ha creado y que conduce el mundo. Nada explota de la nada y nadie jamás ha conocido la mente de Dios sino a su Hijo, el enviado y su Espíritu Santo, Tres personas en un solo Dios. Dios nos creó a su imagen y a Él solo le debemos nuestro Ser. Por lo tanto el ser humano es un ser divino, habitado por las tres personas de la Santísima Trinidad. Tres personas que no se reparten la única divinidad sino que cada una de ella es Dios. Es decir distintas entre sí por sus relaciones de origen pero no solitarios. El Padre es quien engendra, el Hijo quien es engendrado y el Espíritu santo es quien procede.

Cristo Dios y hombre verdadero fue la imagen completa del Padre. Una imagen que a la vez poseemos todos nosotros y por lo tanto toda vida humana que no se centre en Cristo pierde la posibilidad de alcanzar la plenitud de su ser. Por eso muchas veces andamos tras una búsqueda de lo infinito porque nada de lo que  tiene el hombre le sacia totalmente. << El Verbo de Dios, por quien todo fue hecho, se encarnó, para que al hombre perfecto, salvara a todos y recapitulara todas las cosas>> Pues Cristo es el gozo cristiano, el centro de la humanidad y su plenitud total. El domingo pasado, en el día de Pentecostés celebramos esa plenitud de la Trinidad Divina, cuando Dios Padre (y nadie es padre como lo es Dios) nos envió el Espíritu Santo como la vez primera a los apóstoles  una vez que Cristo (su Hijo amado) es glorificado.

Éste es el grito que habita en cada corazón hecho a imagen de Dios. El corazón humano por ello tiende a buscar algo más profundo, más completo pero nuestra flaqueza y debilidad son grandes para reconocer que ya ese Ser divino habita en nosotros desde que fuimos concebidos en la mente de Dios. Es una verdad en la que nosotros los cristianos nos sentimos muy afortunados. Quien a Dios posee, todo lo posee y cuando por el pecado, que también en nosotros habita parece que se apagan las fuerzas, Él nos tiende su mano poderosa,  aquella mano que hizo triunfar a Cristo y nunca se desploma. De ahí renace de nuevo la fuerza y la esperanza de un cielo nuevo y una tierra nueva.

Nosotros los cristianos pues no eliminamos nada de lo humano sino que damos la plenitud de Cristo que en nosotros habita y nos libera de la miseria. Hombres divinizados y redimidos en Cristo, hombres llenos de sentido, y libres para amar con una libertad interior, total, cabal. Saldremos pues como nos recordaba San Juan Pablo II a la calle sin ningún miedo y sin ánimo de ofender a nadie, a vivir nuestra fe con alegría, a aportar a los hombres la salvación de Cristo que debe penetrar en las familias, en las escuelas, en la cultura y en la vida política. Porque Dios Trino y Uno puede y debe estar presente en el mundo. Todo lo que somos y tenemos viene de Él y no podemos sino devolvérselo en son de alabanza  y continua acción de gracias.

Hermanos recordando el saludo litúrgico os despido con estas palabras << que la gracia de Jesucristo, el amor de Dios Padre y la comunión del Espíritu Santo>> nos ayuden a participar en su misma vida como cristianos que somos.

Paz y bien herman@s en esta Solemnidad de la Santísima Trinidad.


                                                 Hna. Catalina Mª Inmaculada Ohp

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL CENTRO DE NUESTRA MIRADA

EL CENTRO DE LA MIRADA Hace un día que estuve en el aeropuerto de Adolfo Suarez Barajas para recoger a una hermana que llegaba. Todo ...